Asqueados Press

un 21 de August del 2006

Caminando por sendas peligrosas

Filed under: General,Política@ 23:49
por Inconexo

A quién no esté metido en los movimientos de política de la “Internet Profunda”, o no esté familiarizado con la radio COPE, o los libros de César Vidal o Pío Moa, sin duda le resultará extraño que hoy haya quién defienda a Franco en voz alta y clara, e inverosimil que un periódico como El Mundo publique un alegato a favor de la dictadura. Si ya el artículo lo escribe su director, la sorpresa se torna en preocupación.

Nos alaba Pedro J., “en un ejercicio de honestidad intelectual” el régimen franquista, como símbolo de estabilidad- como si esto de por si solo fuera una virtud- frente a la “tumultuosa Segunda República”, y minimiza la importancia de la represión, encarcelaciones y ejecuciones de lo que era, no nos olvidemos nosotros, una dictadura fascista.

Lo más paradójico es que la derecha está pasando de luchar arduamente por librarse del estigma del franquismo, repudiándolo en favor de una democracia liberal, con valores conservadores- si tal cosa es posible- a justificarlo, simpatizar con él e incluso, como en este caso a ensalzarlo. Como quien avergonzado de haber renegado su padre, corren a abrazarlo reconciliadoramente. Flaco favor para los demócratas auténticos que de corte conservador debe haber.

Pero, como sugiere este título, son sendas peligrosas. En primer lugar, porque si con una mano justificas a Franco por salvar a España del caos y el separatismo, y con la otra predicas precisamente el caos y el separatismo que asolan en la actualidad, sólo te queda juntar ambas manos para sugerir una salida muy poco conveniente a la situación.

Si a eso uno la polarización que la política está tomando, miraría al futuro casi con miedo, de no ser porque viendo a la gente hoy no me la imagino cogiendo un fusil para defender sus ideales. Afortunadamente.

Pero también es senda peligrosa para aquél que la ha tomado. Porque cuando los vientos vuelvan a soplar en otra dirección, las vergüenzas de Pedro J. quedarán exhibidas (esta vez figuradamente), al haberse posicionado como franquista. Y eso se lo puede permitir Jiménez Losantos, pero para alguien que ha vivido de la imagen de persona moderada equivale a cortar los puentes que llevaban de vuelta a la senda de la cordura.

Más en:

un 16 de August del 2006

Momentos literarios: El príncipe

Filed under: General,Momentos literarios@ 22:40
por Inconexo

CAP?TULO III: De los principados mixtos

Debe ser norma a seguir que a los hombres se les ha de ganar -bien por los hechos, bien con las palabras- o aplastar, pues se vengan de las leves ofensas, pero no de las grandes. De tal suerte, el gravio que se haga a un hombre debe ser de tal envergadura que no haya lugar a temer su venganza.

CAP?TULO XVI: De la liberalidad y la avaricia

el príncipe gasta lo suyo o lo de sus súbditos, o lo de otros. En el primer caso está obligado a ser parco, en el segundo no debe descuidar ninguno de los rasgos de la liberalidad. […] De esta suerte cabe ser considerablemente más generoso con aquello que no es ni tuyo ni de tus súbditos, […] porque el gastar lo de otros no perjudica a tu reputación sino que, antes bien, la acredita.

CAP?TULO XVII: De la crueldad y de la clemencia y de si vale más ser amado que temido

Volviendo a lo relativo a ser amado y temido concluyo, pues, que, como los hombres aman siguiendo su voluntad y temen según la voluntad del príncipe, un príncipe prudente debe apoyarse en lo que le es propio, y no en lo de otros.

CAP?TULO XVIII: De qué modo deben los príncipes guardar la palabra dada

No es, pues, necesario que un príncipe acrisole todas las cualidades mencionadas, pero si muy necesario que parezca poseerlas. Me atrevería a decir, incluso, que si las tiene y las observa siempre son perjudiciales y si aparenta poseerlas, útiles. Así puede parecer clemente, fiel, humano, íntegro, devoto y serlo, pero tener el ánimo de tal manera predispuesto que si se hace necesario no serlo pueds y sepas adoptar la actitud contraria.

Nicolás de Maquiavelo, El príncipe

un 15 de August del 2006

Los que en Madrid quedamos

Filed under: General,Madrid@ 13:01
por Inconexo

Viendo las fotos de los periódicos otros años, yo pensaba que Madrid en Agosto se quedaba vacío. Sin embargo, ya dentro, la verdad parece muy diferente. Cierto que hay menos gente (se nota desde la segunda quincena), pero aún queda la suficiente para formar aglomeraciones.

Sin embargo, es comenzar el mes, y tener la sensación de que se van olvidando de ti. El ejemplo más claro es el metro. No sólo han reducido el número de viajes- como si los que aún trabajamos no tuviéramos que llegar a tiempo ya- sino que poco a poco van cerrando estaciones, como se puede apreciar en la imagen:

el metro en agosto

Las zonas amarillas corresponden a aquellos trayectos o estaciones que han dejado de dar servicio. Tegno que levantarme un cuarto de hora antes, porque ese es el tiempo que tardo en llegar a la estación activa más cercana. Además, por algún motivo, las averías de trenes son más comunes que nunca, provocando retrasos de media a una hora.

Y ya ni siquiera me puedo entretener leyendo los periódicos gratuitos- mayor consuelo en las interminables horas de metro- ya que en Agosto cierran.

Calles cortadas, negocios y bares cerrados, cortes de agua incluso,… La actividad de Madrid desciende a un ritmo mucho mayor que la cantidad de ocupantes.

Tengo la sensación de que una mañana, al levantarme, me voy a encontrar con un panorama idéntico al principio de “Abre los ojos”. Como ocurra, entonces sí que paso de ir al tajo.

Y éste ha sido otro artículo más de niño quejica.

un 06 de August del 2006

El verano y yo

Filed under: General@ 1:58
por Inconexo

¿Qué le he hecho yo al verano?

Hace ya bastantes años que el verano y yo no nos llevamos bien. Desde que entré en la facultad, lo cuál se me antoja en los albores de los tiempos, no he tenido ni un solo verano libre de los libros y apuntes, que si bien didácticos, no dejan de ser tediosos, ni de escapar al concepto de actividad veraniega atractiva.

Aunque para ser justos, de la definición de chico JASP, trataba de librarme como pudiera de la J, tomándome un mes de unas veces más y otras veces menos ocio.

Este año, sin embargo, las halagüeñas perspectivas de un estío libre, dado que terminé al fin las asignaturas, se disiparon al echar cuentas y encontrarme que por tiempo trabajado me corresponden tan sólo 7 días, naturales para más inri, de vacaciones. Ni que decir tiene que esas cuentas han sido calculadas por la empresa, ya que de haberlas hecho yo, dado mi optimismo natural, intuyo que el resultado habría sido más generoso.

¿Y por qué os cuento esto? Supongo que por deseo de desahogo, y porque intuyo que a mi compañera de asiento en el autobús que se dirige a Granada, no iba a mostrar mayor interés por mi historia que el que por cortesía quisiera fingir.

En fin me deseo lo mejor, y que a falta de duración, al menos sí sean intensos esos días. Depende de mí… supongo.

http://www.campanilla.net/"

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
1547